Después de tanto tiempo y mucha morriña

Uno se acomoda cuando las cosas no van del todo bien. Se instalan una melancolía, una tristeza, un sopor que son de todo menos creativos. Y lo peor es que mente y cuerpo se acostumbran, se aletargan. No sé si es porque se rinden o se toman estos ataques de muermo como una especie de hibernación.

No estoy hablando de regodearse ni de dejar de esforzarse. Sencillamente se trata de un bajón de energía, de sentirse como una pila gastada o como una calculadora solar a la que por falta de luz se le desvanecen los números. Quizá como ocurre con estas necesite pulsar las teclas con más empeño para conseguir resultados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>